En Mendoza se puede optar tanto por restaurantes de comida internacional, como por tradicionales parrillas, pizzerías, locales de comida rápida, marisquerías, patios de comidas o los populares “carritos”, donde se sirven los clásicos “lomitos” sandwichs con sabor local (bife de lomo, verdura, jamón, queso, huevo y condimento, cubierto con pan árabe o francés).

Algunos locales ofrecen comidas típicas de la zona, como pasteles, chivito a las brasas o dulce de alcayota. Los más ambiciosos incluyen en su menú carne a la masa, carbonada, locro, chanfaina, humitas en chala, patitas aliñadas, tortillas al rescoldo, sopaipillas, mazamorra, tomaticán arrope de uva, tabletas mendocinas (rellenas con dulce de alcayota), entre otros platos autóctonos. Y cuando se trata de acompañar al desayuno o la media tarde, se imponen, por su tradición, las famosas tortitas raspadas o con chicharrones.

En los últimos años la oferta gastronómica se ha concentrado mayormente en torno a algunos ejes como son las avenidas Arístides Villanueva, Colón, San Martín de Godoy Cruz, la Alameda, y, a pocos minutos de la ciudad encontramos otros importantes polos gastronómicos  como Palmares Open Mall y la coqueta zona de Chacras de Coria.

En materia de cena show nocturna, hay varias opciones. También, en la previa, se puede optar por un wine bar, para tomar una copa o una botella de los exquisitos vinos mendocinos, al tiempo que se aprende a distinguir las cualidades de cada varietal. También hay wine bar restaurantes, que ofrecen —además del menú— asesoramiento de personal especializado para la elección de los vinos

Por otro lado, Mendoza cuenta con hoteles en el segmento de tres, cuatro y cinco estrellas, así como hostels, apart, cabañas y otras formas de alojamiento turístico, sumando un total de aproximadamente 26.000 plazas en toda la provincia, de las cuales casi 1.500 se concentran en los cuatro hoteles de cinco estrellas.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil