La ex Bodega Faraon, declarada en 2006 patrimonio provincial, tendrá un museo del vino, galerías de arte y un hotel spa. Ya se hacen visitas guiadas y encuentros culturales.

El proyecto denominado “Multiespacio Cultural Bodega Faraón” en General Alvear ya está en marcha y de esta forma se agrega a la oferta turística un espacio por sí solo interesante como historia y como un sitio con diferentes propuestas culturales.

Después de algunos avatares donde se cuestionó su adquisición por la comuna, se logró reincorporarlo al patrimonio alvearense ya que en 2006, durante la gobernación de Julio Cobos fue declarado “Patrimonio de la Provincia”.

El lugar comprenderá finalmente un espacio para museo del vino, un anfiteatro emplazado junto a los piletones de fermentación continua, una bodega boutique para desarrollar enoturismo, galería y talleres de arte, paseo de artesanos y un hotel spa. Los últimos tres espacios serán los últimos en ponerse en funcionamiento.

En tanto, ya están listos la refuncionalización del edificio existente con talleres de arte visitas guiadas y algunos eventos que pueden realizarse en la parte existente y que está en condiciones.

En el resto del edificio principalmente se está trabajando en la recuperación de elementos de trabajo de distintas épocas y reacondicionamiento edilicio como revoques y pintura.

Cabe destacar que el último hallazgo y a través de una convocatoria a la población, se recuperó un libro de visitas con hilos de oro que estaba en manos de un cuidador del lugar quien atesoró también algunos otros objetos de valor para armar el museo que será exhibido a las visitas en poco tiempo más.

De acuerdo a la directora del Museo, Samanta Mateo, los ejes principales sobre los que está sustentado el proyecto son revalorizar todo como un espacio cultural con el objetivo de ser reconocido por su valor histórico patrimonial, para que la población de General Alvear junto con el turismo nacional e internacional pueda recorrer y conocer el funcionamiento de este sistema, tan importante para una provincia vitivinícola como Mendoza.

En la parte de la bodega se encuentra instalado el sistema de vinificación continua creado por el ingeniero Víctor Cremaschi en 1949 y patentado por él a nivel mundial.

También se ha diseñado un multiespacio cultural donde convivirán diferentes actividades artísticas para expresar y desarrollar la cultura, revalorizando y fomentando la identidad del departamento.

Dentro de las viejas piletas de fermentación se creará un recorrido interesante donde se exhibirán los elementos que este establecimiento tiene hoy en depósitos, sin poder ser mostrados. También es idea exponer la historia de los distintos enólogos y personas reconocidas del departamento, como por ejemplo del ing. Víctor Cremaschi y el enólogo y profesor Julio Zaragoza, entre otros.

En una segunda etapa se dejará habilitado un paseo de artesanos y luego se construirá un anfiteatro para ser usado para fiestas departamentales como la Vendimia u otras actividades culturales que son imposibles de realizar por la ausencia de un lugar acondicionado.

La parte final contempla la habilitación de un spa y un restaurante gourmet.

Durante estas vacaciones de invierno, numerosas familias y turistas ya han podido visitar la ex bodega, hoy patrimonio histórico y cultural de todos los alvearenses.

Se trata de turistas provenientes de provincias y ciudades como Santa Fe, Córdoba, Río Negro, La Pampa, Mendoza, Godoy Cruz, Lanús, Punta Alta, Buenos Aires que han querido vivir la experiencia Faraón y se acercaron algunos en vehículos y otros en las bicicletas que presta la Dirección de Turismo municipal a quienes deseen recorrer la Ciudad.

En la Bodega, una guía explica a cada paso las actividades que se realizaban, sobre todo al llegar a las dos torres de hormigón armado, que otorgan un valor histórico a esta tierra, porque constituyen el Primer Sistema de Vinificación Continua a nivel mundial, su gran ideólogo y creador fue el Ingeniero Víctor Cremaschi en 1949. Los visitantes además recorren el Museo del Vino y se sorprenden por los cientos de años de historia y cultura de este patrimonio. 

Este multiespacio cultural está diseñado con el propósito de “reinventar” a Alvear, entregando una visión distinta en cuanto a posibilidades de desarrollo: crear un lugar que pueda unir la historia, la cultura, la educación, los eventos sociales y artísticos, la riqueza patrimonial y natural, la vitivinicultura y el turismo es la concepción que sustenta el megaproyecto de recuperación de la emblemática bodega Faraón, ahora en manos del municipio.

Cambio en la vinificación que hizo historia

El edificio de la ex bodega Faraón se encuentra en Los Compartos, calle 10 y ruta Nacional 188. Fue construido en el año 1905 por Anselmo Cremaschi, una estructura que luego se conoció como bodega Faraón y cuya razón social fue Valle de Nubia SRL.

Su hijo, el ingeniero Víctor Cremaschi, fue quien en 1941 construyó una batería de piletas cónicas que permitieron una mayor higiene en el tratamiento del mosto y mejoró la calidad en la obtención de los vinos, pues por su forma elimina las semillas y borras gruesas, precursoras de gustos amargos.

En 1948 se construyó y patentó a nivel mundial la “fermentación continua”, idea que revolucionó la industria vitivinícola porque ingresó la tecnificación en las bodegas.

“La bodega fue un emblema de Alvear porque nos conocieron en el mundo gracias a la vitivinicultura. Los libros de enología todavía hablan de lo que hizo don Víctor Cremaschi. Por eso la idea de refaccionar y poner en valor el antiguo edificio es un proyecto muy bueno que presenta otra perspectiva de desarrollo para el departamento. Pero es necesario que todos los sectores estén comprometidos para llevarlo adelante y no sólo eso sino que los privados estén con el Estado para administrarlo”, opinó Alberto Larrégola, presidente de la Cámara de Comercio local.

La mentora del proyecto

El proyecto de reconversión de la antigua bodega y la construcción de nuevos espacios nació como una tesis doctoral que la arquitecta Mariana Carbó (36) presentó en la Universidad Nacional de Córdoba.

Tiene dos aspectos bien definidos. Por un lado apunta a refaccionar y poner en valor el antiguo edificio para convertirla en una bodega boutique que albergue espacios para talleres de arte, un museo del vino (que está pensado dentro de las antiguas piletas), una cava con sala de degustación y merchandising para ofrecer los vinos producidos en Alvear. También contempla salas para la realización de eventos (como Evinsur) y aulas donde se puedan dictar carreras afines, como la Licenciatura en Enología.

Fuera de los añejos muros de Faraón está previsto levantar un gran edificio para una galería de arte, paseo de artesanos, el restorán gourmet y un hotel spa.

En medio de ambas construcciones y con las famosas piletas donde se desarrollaba el proceso de vinificación continua (ideado y patentado a nivel mundial por Cremaschi) se levantará el anfiteatro. El nuevo edificio contempla terrazas que lo recorren de punta a punta y el piso será un jardín.

También utilizará el recurso del agua rodeando la arquitectura y como todo proyecto contemporáneo se pensó desde la sustentabilidad, por lo que utilizarán paneles solares en la cubierta y los senderos para generar energía.

El cuadro que presenta Faraón se complementa con el paisaje tradicional de estas tierras, los viñedos, que rodean toda la estructura.

 

Con este emprendimiento Mendoza ha incorporado otra “perlita” al ya nutrido abanico de propuestas turísticas del sur provincial: date una vuelta por San Rafael y General Alvear, consultanos al respecto.

 

Fuente: Los Andes y Uno