El Gobierno presentó el diagnóstico del Estado recibido en diciembre de 2015. Aunque sea poco exhaustivo respecto a la cartera de Turismo, el informe denuncia problemas de planificación, descoordinación de las diversas áreas y “descuido” de los fondos públicos.

Menos de una carilla de las 239 páginas del informe “El estado del Estado” hacen alusión (no se nombra al organismo ni al Inprotur) a la situación en la cual la actual gestión recibió el Ministerio de Turismo de la Nación. De hecho, mucho de lo poco que se diagnostica en el estudio del Gobierno ya había sido advertido por el titular de la cartera, Gustavo Santos.

El 1° de marzo de este año, en su discurso de apertura de sesiones ante la Asamblea Legislativa, el presidente Mauricio Macri se había comprometido a publicar “todos los datos, área por área” sobre el estado de la Administración Pública Nacional en diciembre de 2015. “Este informe es la primera versión de ese compromiso. Se trata de una obra en marcha, todavía incompleta, que se irá enriqueciendo a lo largo del año con los informes de las auditorías las investigaciones de la Oficina Anticorrupción y los nuevos documentos que sigan encontrando los ministerios y los organismos descentralizados”, matiza el prólogo del informe.

LA HERENCIA EN RECEPTIVO

“El descuido del Estado argentino para con sus propios recursos se evidencia en la manera como se destrató y se diseñó la política para la planificación de la promoción de la más federal de las actividades económicas del país, el turismo”, dispara el informe.

El estudio del Gobierno apunta, por ejemplo, a que durante los últimos años se perdieron 300 mil turistas brasileños, siendo que es el principal socio turístico de Argentina con un 40% de los visitantes. Sostiene que el abordaje de ese mercado clave fue “mal planificado, sin generar productos atractivos para ellos y con una relación cambiaria poco conveniente”.

Asimismo, se criticó la ausencia de estrategias para captar al emergente turismo chino. “Los ciudadanos de China tienen que enfrentar trámites de tres meses para obtener una visa para viajar al país, además de que ninguna aerolínea ofrece rutas convenientes. La oportunidad que se ha venido desaprovechando es grande: China coloca cada año 70 millones de turistas de alto poder adquisitivo en el mundo”, detalló el Gobierno.

Al poner la lupa adentro de Suipacha 1111, la gestión macrista criticó la descoordinación de las políticas de las distintas reparticiones: “Evidente en el hecho de que existían 48 sitios web dependientes del área, cuyas funciones se superponían con los esfuerzos de las áreas de promoción provinciales”.

MANEJO DE FONDOS

La denuncia más grave del informe (aunque dicha casi al pasar) es el manejo de los fondos destinados a la operación de los hoteles de Chapadmalal y Embalse Río Tercero. “Más de $ 400 millones, aproximadamente un tercio del presupuesto del área de turismo, estaban destinados al mantenimiento de los complejos de turismo social. En lugar de dedicarse al fin para el que fueron construidos, que es proveer una oportunidad de realizar un viaje recreativo y turístico a familias de bajos recursos, en diciembre de 2015 estos hoteles estaban descuidados, en decadencia y usados como una manera de hacer favores para amigos de políticos locales”, acusa el informe.

Fuente: Ladevi
16/06/2016

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés Portugués, Brasil