Maipú fue el destino elegido por los inmigrantes europeos que pretendían conservar una de sus tradiciones familiares más emocionantes: la elaboración de vino.

Gracias a la tenacidad de sus habitantes y susprivilegiosnaturales de sueloy clima, Maipú mantuvo la tradición de su descendencia, logrando elreconocimientointernacionalporla excelencia de sus vinos.

Paseos como el Museo del Vino de Bodega La Rural o el Museo Nacional del Vino y la Vendimia, fueron testigos y conservan gran parte de esta historia.

Bodegas López, Familia Zuccardi o Finca Flichman, como también numerosas bodegas artesanales de carácter familiar, nos ofrecen el placer soñado para cada uno de nuestros sentidos.

Sus intensas texturas, sus matices, sus aromas y sus sofisticadossabores generanuncontexto pleno para su degustación, aportando indicadores de su elaboración,de su entorno natural,e incluso de los ancestrales deseos de preservar para toda la humanidad uno de sus más valiosos tesoros: el vino.

Bodega Giol

En calle Ozamis 1.040 de la ciudad de Maipú se encuentra la Antigua Bodega Giol. La historia se remonta a fines del siglo pasado, cuando Juan Giol, italiano y Juan Bautista Gargantini, suizo italiano, deciden en 1.896 conformar una sociedad destinada a la plantación y explotación de viñedos.

En 1.909 estando los dos chalets patronales en ejecución, Juan Giol viaja a Francia y compra vasijas de roble de distintas medidas, un tonel de roble de Nancy, de 75.000 litros con una escultura de bronce que obtuviera el primer premio como la vasija más grande del mundo, en la exposición realizada por la Rural en Palermo, en homenaje del centenario de la Revolución de Mayo en 1.910. En 1.911 la sociedad se separa y Giol continúa al frente de la empresa fundada en Maipú.

Desde ese entonces la Bodega creció hasta constituirse en la más grande del Mundo, luego de pasar por distintas formas societarias hasta convertirse en 1.965 en Bodega Estatal.

 

 

Museo Nacional del Vino y la Vendimia

Poco antes de 1910 Giol y Gargantini decidieron construir nuevas residencias contratando al arquitecto boloñes Manuel Mignani y al constructor Ricardo Ciancio.

Las viviendas respondían al tipo de villa italiana rodeadas de jardines.

Los ámbitos de recepción de estas casas ocupaban gran parte de su superficie, abriéndose a sus jardines por medio de grandes ventanales y balcones.

En su expresión formal introdujeron el liberty, versión italiana del Noveau (1895-1914).

Un elemento recurrente en ambos chalet era la torre mirador para darle monumentalidad a las fachadas.

En 1910 los chalet incorporaron agua potable proveniente de los filtros de la bodega y luz eléctrica de generadores propios, mientras que la villa de Maipú permanecía a oscuras y sacaba agua de la fuente de la plaza.

Uno de estos chalets alberga al MUSEO NACIONAL DEL VINO.

Museo del Vino, Bodega La Rural

Fundada en 1885 por el inmigrante italiano Felipe Rutini. Entre sus vinos más famosos: San Felipe, Pequeña Vasija, etc. Ubicado dentro de Bodega La Rural, frente a la casa familiar de Don Felipe, se ha convertido en el más importante de América, estando a la par de museos franceses, italianos y sudafricanos.

Posee una importante colección de objetos relacionados con la vitivinicultura mendocina desde la época colonial. Este Museo del Vino muestra, también, colecciones de carros y coches; arqueología (con piezas de las culturas Chimú, Moche, Nazca, Tiahuanaco y del Oeste Argentino) y armas.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil