La obra de la ruta 188 estuvo parada casi un año por falta de pago. Se trabaja en los primeros 21 km de la traza desde Soitué hasta el cerro Los Chanchos.

Tras casi un año de paralización se reiniciaron los trabajos para pavimentar 21 km de la ahora ruta 188 (ex 184) que une a General Alvear con Malargüe. Estos trabajos se realizan entre la antigua estación ferroviaria de Soitué y las inmediaciones del “Cerro de los chanchos”, en General Alvear.

La UTE (integrada por Obras Andinas SA. Danilo de Pellegrin SA. y Genco SA) había paralizado la obra de la ruta 188 en agosto del año pasado y adujo que lo hacía por falta de pago. Aparentemente se habría superado el inconveniente y sorpresivamente comenzaron a verse máquinas viales en la zona entre Soitué y el cerro Los Chanchos, primeros 21 kilómetros de esta ruta que termina en la zona de La Jaula, en Malargüe, aunque todavía no se ha definido fehacientemente si será ése el trazado final.

Concejales que recorrieron el trazado de la ruta 188 expresaron (en declaraciones periodísticas) que recorrieron el trazado. “Si bien la obra está retrasada se ve un buen movimiento de personal, maquinarias y empresas trabajando. Esto hace creer en una futura concreción de la obra y sin dudas nuestro compromiso es poder gestionar para que nuestros legisladores nacionales incorporen las partidas necesarias en el Presupuesto 2016 así los alvearenses, sanrafaelinos y malargüinos vemos, en un tiempo, el sueño de tener la ruta terminada”, dijeron.

Los trabajos comprenden la construcción de obras básicas, pavimento, alcantarillas, banquinas y alambrados en una longitud de 21 kilómetros. La inversión superará los $ 90 millones.

Se contempla la construcción de una sub base y base estabilizada de 15 cm. de espesor, riego de liga e imprimación y una carpeta asfáltica de 7,30 metros de ancho y 6 cm de espesor, además de banquinas enripiadas de 3 metros de ancho y 15 cm de espesor.

Los trabajos incluirán también la construcción de alcantarillas de hormigón, la construcción de guardaganados y alambrados, la colocación de barandas metálicas para defensa, y señalamiento horizontal y vertical, entre otros.

Proyección bioceánica

Esta ruta se convierte en una prolongación natural de la Ruta Nacional 188 y será vital en el futuro como parte del corredor bioceánico y reciba el flujo del transporte de cargas a través del paso El Pehuenche o de Las Leñas y llegará al Pacífico.

También atraviesa sierras y cerros de gran belleza natural y dentro de sus potenciales atractivos se encuentra una mina de piedras de afilar que aún se explota. Y las muy conocidas Minas de Piccardo, un complejo en el que a principios del siglo pasado habitaban alrededor de 2.000 personas vinculadas a la extracción de minerales.

Fuente: Diario Los Andes
31/07/2015