El río Mendoza es vital para la supervivencia del oasis norte ya que brinda fundamentalmente: agua para los cultivos y el consumo humano, Energía a través de sus aprovechamientos hidroeléctricos y turismo de aventura (rafting, kayak).

El río Mendoza es un río de deshielo que nace en el Aconcagua, recibe agua de numerosos afluentes: al Norte, de los ríos Las Cuevas, de Las Vacas, Picheuta, Uspallata y, al Sur, de los ríos Blanco y Tupungato. Irriga las tierras de los departamentos de Luján de Cuyo, Maipú, Guaymallén, Las Heras, San Martín y Lavalle en la provincia de Mendoza, desemboca en las lagunas de Guanacache, estas últimas al pasar el tiempo se han ido secando gradualmente debido a la construcción de presas y obras para el aprovechamiento hidroeléctrico que no permiten que las corrientes fluyan hasta la zona.

 

 

Aprovechamiento de sus aguas

El río Mendoza cuenta con el dique Cipolletti, construido por el ingeniero italiano radicado en la provincia Cesare Cipolletti; se inauguró en 1890 y se utiliza como defensa ante posibles crecidas de caudal.  El dique Las Compuertas que cuenta con dos diques: fusible y móvil cada uno con sus compuertas, obras de toma con su Canal Moderador, edificios descargador y purga, canal de acceso a la toma, canal aductor y cámaras desarenadoras y de comparto.

En 2001 comenzó a llenarse la represa Potrerillos ubicada a 1.381 msnm que contó con una inversión de 268 millones de dólares y tiene como objetivos regular los caudales del río y dotar de agua potable a la población del Gran Mendoza.

Los sistemas de irrigación han evolucionado permitiendo una optimización del uso del agua. Desde los originales sistemas de los huarpes (por manto, o que cubrían todo el área cultivada), hasta el innovador riego por goteo desarrollado por los israelitas, y que mediante computadoras regula la cantidad de agua que recibe cada cepa (se usan grandes estanques de agua y se bombean por cañerías que vierten gota a gota el agua en cada planta). El cuidado del agua es prioridad en Mendoza, y existen rigurosas leyes que fiscaliza el organismo constitucional de Mendoza: La Dirección General de Irrigación, con participación de los propietarios que reciben el agua.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil