Las propuestas que Lavalle ofrece al turista se relacionan principalmente con el turismo rural y cultural, diferentes alternativas que permiten introducirnos en un mundo desconocido para quienes viven entre el asfalto y el cemento de las grandes urbes.

Por las características climáticas de Lavalle, la temporada turística aquí suele ir a contramano del resto de la provincia: es un destino más apto para ser visitado en invierno debido a las elevadas temperaturas que se registran en verano.

En fincas, bodegas y agroindustrias se podrán degustar comidas típicas, visitas guiadas por fincas de frutales y viñedos, actividades culturales interactivas, elaboración de vino casero en bodeguitas artesanales.

También se puede asistir a degustaciones asistidas de aceites de oliva, mieles, dulces y conservas; conocer métodos tradicionales de cultivos y crianza de animales; participar en tareas agrícola y artesanales usando técnicas ancestrales, participando, por ejemplo, en talleres de tejido al telar o trenzado en cuero o talleres vivenciales de danzas folclóricas, mientras se toman mates con meriendas campestres y sabores regionales, todo siempre en un paisaje rural que rememora la antigua Mendoza.

Otras dos especialidades propias de la zona son el melón y la sandia que tienen, en febrero, su fiesta propia, una celebración a pura música y bailes folklóricos.

Otras de las glorias de las que suelen jactarse en Lavalle, es su gastronomía a base de chivitos. Al parecer su peculiaridad es que usan chivos de destete que no llegan a comer pasto porque se considera que éste otorga un mal sabor a la carne. El chivito sale del destete con 3 ó 4 kilos y no más de 40 días de nacido. Su preparación se realiza en hornos de barro, no al asador o a la llama como en otras regiones, lo cual garantiza carnes mucho más tiernas que, además, son adobadas profusamente con especias locales. Además del chivito asado no hay que perderse el chilondrón y las empanada criollas.

Por todo esto a los lavallinos les gusta decir que su principal mérito, y por ende su atractivo, es haber logrado la perfecta conjugación entre cultura, naturaleza e identidad.

Los principales circuitos diseñados para vivir la experiencia rural en Lavalle son dos.

Uno se centra en el pueblo originario de La Asunción, donde cinco familias de la zona, verdaderas difusoras de la cultura Huarpe, ofrecen comidas típicas como chivo, carne a la olla, carne a la masa, empanadas, entre otras. También hay talleres de trenzado en cuero; actividades lúdicas como competencias de taba; visitas guiadas y desayunos caseros típicos con tortitas y/o sopaipillas (tortas fritas). cabalgatas, teatralización de leyendas y alojamiento.

La fiesta de la Vírgen de La Asunción, que se realiza a mediados de agosto, es un hito relevante para toda la comunidad local y un acontecimiento que congrega a muchos visitantes.

El otro circuito es la Red de Turismo Rural, que se ha creado en Lavalle en 2007 y que se desarrolla en siete distritos urbanos y rurales del departamento, posibilitando la realización de circuitos rurales denominados “Los Aromas de Lavalle”. Esta costrucción colectiva y consensuada de varios emprendedores locales apunta a quienes prefieren conocer, y sobretodo vivenciar, atractivos autóctonos relacionados con la historia y las costumbres de la comunidad local.

Un lugar que merece conocerse es Finca las Marujitas, cuya antigua casa patronal ha sido refaccionada y restaurada para ser conservada como casco histórico.

Allí los turistas pueden alojarse en la Posada, o bien solo pasar el día recorrerriendo la finca, su granja, la huerta orgánica; también se puede participar de la degustación de aceites de oliva en el salón de cata o comer en su Restaurant Changlot (Parrilla y platos gourmet a base de oliva), en Blend Bar (comidas rapidas) o simplemente tomar el té en su tienda de regionales.

 

Enoturismo en Lavalle

Lavalle se ubica en el extremo norte del Valle de Huentata y, como todos los oasis de Mendoza, también cuenta con una interesante producción de vinos finos aunque su principal fortaleza reside en la producción casera artesanal. Este departamento norteño posee doce bodegas, les dejamos aquí el nombre de algunas para visitar.

•Asociación de Elaboradores de Vino Casero de Lavalle

•Aldo Mastropietro

•Amadeo Marañon SA

•José Quattrocchi SA

•La Alcira SA

•Tulumaya Ltda.

•Viñas Argentinas SA

•Bodega Telteca