En esta columna Jorge Busquets analiza cuáles son los factores críticos para que un profesional del marketing pueda adaptarse con éxito a los cambios en la concepción y gestión de ese rol.

En la primera parte de esta columna describimos los nuevos roles del encargado de marketing: inteligencia estratégica, analítica y tecnocrática para una función que ha sido, es y será en nuestra opinión eminentemente creativa. Y cerramos preguntándonos si existen esas personas y si no estábamos ante un problema teniendo en cuenta que en general el creativo puede usar una planilla de cálculo, pero hasta ahí nomás.

PERSONAS Y ORGANIZACIÓN.

Justamente, es por ello que hay que reivindicar la distinción entre la organización y la persona. La organización necesita una personalidad multifacética. Y poca gente tiene capacidades del hemisferio izquierdo y derecho del cerebro en el mismo grado. Parecería que todos necesitamos a una suerte de Da Vinci de los tiempos actuales, pero suena muy difícil. De todos modos, la organización en su conjunto no puede darse el lujo de tener capacidades de un solo hemisferio, sino que necesita de ambos. Y ello sólo es viable cuando ambos trabajan en conjunto de manera coordinada y efectiva.

MARKETING DE COMPROMISO.

Otra conceptualización actual es el denominado marketing de compromiso, para algunos ïnbound marketing o pull marketing. Trata de brindar contenidos a los clientes que, aun cuando sean producidos en masa, puedan agregar valor, ayudarlo a que identifique su problema, estructurar sus opciones y ofrecerle recomendaciones que el “push marketing “no brinda. Luego podrá debatirse si el producto es mejor o no que otros; pero el marketing de compromiso se basa en las necesidades del cliente y en los problemas que este enfrenta. El mayor beneficio que brinda el “marketing de compromiso” es que aporta valor más allá del producto en sí mismo. En última instancia, se generan más conversiones de visitantes en clientes, lo que genera un valor económico. Y este concepto está funcionado muy bien en las empresas de servicios profesionales, donde el producto es el capital intelectual.

DEL MITO A UNA VERDAD.

En cualquier caso, el marketing en general en el mundo digital comienza a posicionarse en una función con más poder y recursos en las organizaciones. En el presente es responsable de crear y mantener una relación duradera con el activo más importante de cualquier negocio: el cliente. Tiempo atrás el marketing se trataba de crear un mito y venderlo. En la actualidad puede decirse que consiste en encontrar una verdad y compartirla. Es difícil sostener mitos hoy en día cuando clickeando con el mouse cualquiera puede descubrir lo que sea y hacerlo circular entre millones de personas. En suma, y sin que se constituya un intento de decálogo, el compromiso con el cliente, el mantenerse actualizado en los aspectos tecnológicospara evitar gaps entre la organización y los consumidores y la privacidad, configuran el dossier de aquello que en el mundo actual no puede estar ausente.

LA ADAPTACIÓN.

Los procesos, capacidades y tecnología de marketing seguirán evolucionando en los próximos años. Y no todos los profesionales del área estarán capacitados para afrontar los cambios. Pero a la larga, aquellos con ganas de adaptarse y ser exitosos son los que lograrán afrontarlos. La pasión es el único factor crítico para obtener el éxito en el área de las ventas. La pasión les permite a los ejecutivos ponerse en el lugar de los clientes y defenderlos dentro de la organización. No siempre es un rol cómodo. Requiere confianza y coraje. Pero al final, la pasión es la que determina si un profesional de marketing es exitoso o no. En este sentido, si uno asume con pasión el compromiso de generar un impacto en el cliente, brindándole un servicio cada vez mejor; o bien desarrolla las capacidades uno mismo o busca dónde obtenerlas, siempre encontrará el camino.

Fuente: Ladevi
08/07/2015

Esta entrada también está disponible en: Espanhol Inglês