Bodegas de Tupungato

Bodegas de Tupungato

El Valle de Uco se convirtió en los últimos años en el lugar de culto para los que buscan las mejores expresiones de la vitivinicultura Argentina. Queremos acercarte información detallada de cada una de las bodegas de Tupungato para que puedas decidir cuáles visitar.

En las crónicas de viajeros, en las cartas de los restaurantes y en los rankings de las mejores bodegas mundiales, el Valle de Uco se colocó en los últimos años como una pieza codiciada por sus tintos potentes y frescos, sus blancos sabrosos y aromáticos, la oferta hotelera de lujo y la belleza incomparable de los viñedos de primera calidad.

Entre los cepajes tintos de mayor desarrollo en la región se puede encontrar: el Malbec, el Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Bonarda. Entre los blancos se destacan, el Chardonnay, Semillón y el Torrontés.

El Valle de Uco es un valle que forma parte de tres departamentos de Mendoza: Tunuyán, Tupungato y San Carlos. Estos se encuentran al norte del río Tunuyán con una altitud que oscila entre los 900 y los 1200 msnm. Además de estar bordeado en su extremo oeste por el majestuoso cordón cordillerano de Los Andes.

El clima en el Valle de Uco es templado con inviernos fríos y veranos cálidos, de noches frescas.

A continuación te voy a contar cuáles son las bodegas de Tupungato más destacadas, donde vas a poder degustar los mejores vinos:

 

Nuestra selección de Bodegas en Tupungato

Rutini

La Bodega Rutini se encuentra ubicada entre altitudes que oscilan entre 1.050 y 1.200 metros sobre el nivel del mar, cuenta con 160 hectáreas plantadas, superficie a la cual se agregan otras 66 hectáreas en campos en vías de implantación de vides.

A esta singular geografía, beneficiada por un ecosistema soleado, fresco y con buen uso de los recursos hídricos que ayudan a mantener la natural sanidad del viñedo, se le agrega armónicamente un concepto arquitectónico de vanguardia.

Esta moderna arquitectura que cubre una superficie de 10.500 metros cuadrados está caracterizada por el uso de enormes paneles de concreto. En su interior, la circulación está particularmente ceñida a la transmisión por gravedad, lo que hace posible trasladar y manipular las uvas con mayor esmero, preservando sus invalorables cualidades de frescura, aromas y sabor. 

La Bodega Rutini fue de las pioneras en instalarse en la zona en la década de 1920. El sitio también cuenta con un pintoresco paisaje, con un majestuoso panorama cordillerano de telón de fondo.

Entre los vinos recomendados para degustar se encuentran: las líneas de alta gama (Trumpeter, Encuentro, Colección Rutini, Antología, Apartado y Felipe Rutini). También se pueden disfrutar otras muy valoradas familias de vinos, como San Felipe, La Vuelta, Cepa Tradicional, Pequeña Vasija y Cruz Alta.

Para llegar a esta maravillosa bodega, lo podes hacer por la ruta Ruta Nacional 40, hasta empalmar con la RP86 son 89 kilómetros en auto desde la ciudad.

 

Casa Petrini

Es un proyecto enoturístico que integra bodega, alojamiento, restaurante y spa. Está ubicado a tan solo 90 minutos de la ciudad de Mendoza. Se puede acceder fácilmente por la RN40 y luego dirigiéndose por la RP86.

Casa Petrini se encuentra frente a la majestuosa Cordillera de Los Andes y junto al Río Las Tunas. La presencia de este río ubicado aledaño a los viñedos, genera un microclima natural. Esto se evidencia con un descenso de temperatura de 4°C en relación a los puntos más alejados del río, que, junto a la amplitud térmica, contribuyen al aporte de frescura y elegancia en los vinos.

Los viñedos se encuentran a 1.170 msnm. Cuentan con 75 has plantadas con las variedades Chardonnay, Malbec, Tannat, Petit Verdot, y Cabernet Franc.

Además, Casa Petrini cuenta con su propio restaurante “Enrico”. Su nombre significa “dueño de la casa”. Una reseña histórica cuenta que don Enrico Petrini, el mayor de ocho hermanos, desembarcó desde Italia a Argentina en 1919. Ya asentado en estas tierras y producto de un arduo trabajo y admirable pasión por la agricultura, realizó plantaciones de parrales y elaboró su vino patero, replicando costumbres de su Italia natal. En el restaurante Enrico vas a poder disfrutar de una cocina auténtica y gourmet con deliciosos sabores de ayer y de hoy, fusionados en una gastronomía autóctona y mediterránea maridada con sus propios vinos.

El restaurante brinda una exclusiva vista a la Cordillera de Los Andes y al natural paisaje de viñedos y plantas autóctonas. Está abierto todo el año para almuerzos, cenas y té de la tarde.

En cuanto a su alojamiento cuenta con 8 módulos de habitaciones premium. Cada módulo conjuga calidad con un alto equipamiento para brindar la mejor calidez y confort. Además, están cuidadosamente  diseñados y armonizados con el natural paisaje que los rodea. También, cuentan con terrazas individuales para disfrutar de las mejores vistas.

 

Jean Bousquets

La moderna bodega Jean Bousquet es de la tercera generación de una familia de viñateros franceses que se enamoró de la zona y radicó su bodega en 1997.

La filosofía de su dueño Domaine Bousquet es enfocarse en la preservación de la alta calidad de las uvas, por esa razón el manejo delicado de la materia prima es el principio que rige en la producción.

El equipo que trabaja en la bodega se centra en los detalles para combinar los métodos tradicionales con los modernos y producir vinos de alta calidad y estilo.

La bodega tiene capacidad para 2,5 millones de litros de vino de calidad premium, en tanques de acero inoxidable, cemento y barricas de roble francés y americano. Las uvas llegan al área de recepción de la bodega en pequeñas cajas, donde son seleccionadas manualmente antes de ir a la despalilladora.

Luego de un despalillado suave, la uva se traslada a los tanques para llevar a cabo el proceso de maceración y luego fermentación durante 30 días aproximadamente. La fermentación se lleva a cabo con levaduras seleccionadas a temperatura controlada. En caso de los vinos tintos, a este proceso le sigue una fermentación maloláctica (es el proceso por el cual el ácido málico, presente en la pulpa de las uvas se transforma químicamente en ácido láctico).

Como resultado, se obtienen vinos extraordinarios con increíble color, deliciosas notas de frutas y una estructura bien balanceada de taninos maduros y acidez.

Jean Bousquet se encuentra a 87 kilómetros de la capital y se puede llegar de forma muy accesible a través de la RN40 y la RP86 (1 hora 16 minutos de viaje).

 

Altus de Gualtallary

Se trata de una bodega boutique antigua, de producción limitada, que tiene un estricto y personalizado control de la calidad y evolución de los vinos.

Desde su fundación en 1938, Altus de Gualtallary representa un caso excepcional dentro de la industria vitivinícola argentina. Hoy continúa en manos de la familia fundadora, ofreciendo desde siempre la mejor calidad. Labrando una historia desde el trabajo, amor al detalle y pasión por los grandes vinos, respalda un estilo propio cultivado por cuatro generaciones.

Sus productos más reconocidos son los tintos: Malbec, Cabernet Sauvignon, Sangiovesse, Merlot, Pinot Noir y Syrah.

Luego del proceso de elaboración, los vinos tintos se añejan en vasijas de roble de Nancy y Francia de 5.000 a 35.000 litros, contando con 440 en total entre toneles y cubas.

El añejamiento es uno de los puntos más importantes de la bodega, esta otorga suavidad y untuosidad, ya que la madera suaviza los taninos del vino, engrosa su estructura y prolonga su vida favoreciendo una estiba posterior en botella por varios años, dando como resultado un vino de mayor complejidad.

Los vinos blancos son conservados en tanques por un periodo máximo de un año. La finalidad de la bodega es obtener blancos sin madera, frutados, frescos y jóvenes.

Altus de Gualtallary se ubica a 83 kilómetros de la ciudad y se puede llegar a través de la RN40 hasta empalmar con la RP86 que te lleva finalmente a su acceso principal.

 

La Azul

La Azul es una pequeña bodega moderna. Dirigida por Alejandro Fadel y Gustavo Larghi, cuentan con viñedos propios que les permiten un excelente control de todo el proceso de elaboración.

En la finca se degustan los varietales Malbec y Cabernet, además una Reserva. Sus vinos son elaborados con tecnología de alta calidad, buscan un equilibrio perfecto entre Roble Francés y Roble Americano.

Las visitas a la bodega son personalizadas y de grupos reducidos. Constan de una degustación de tres vinos mediante una relajada charla con el guía, que te orientará y te va a informar sobre la actividad de la bodega. Cuenta además con un wineshop.

Para llegar a esta bodega hay que dirigirse por la RN40 hasta la intersección con RP86, son aproximadamente 91 kilómetros.

 

Domaine Bousquet

Domaine Bousquet es el legado de una larga y prestigiosa historia: una familia con cuatro generaciones de tradición vitivinícola, proveniente de la región de Carcassone, al sur de Francia.

La bodega, está ubicada a 86 kilómetros de Mendoza capital (se llega a través de la RN40 y RP86), rodeada de viñedos a 1200 msnm al pie de los Andes.

La misión de Domaine Bousquet es producir uvas orgánicas de alta calidad que expresen pureza y la intensidad del carácter varietal y del terroir. Mientras que su filosofía es enfocarse en la preservación de la alta calidad de las uvas, por esa razón el manejo delicado de la materia prima es el principio que rige al equipo que trabaja en la bodega, combinando los métodos tradicionales con los modernos y producir vinos de alta calidad y estilo.

La bodega tiene capacidad para 2,5 millones de litros de vino de calidad Premium, en tanques de acero inoxidable, cemento y barricas de roble francés y americano.

La capacidad de producción de la bodega es de 100.000 hectolitros anuales, para lo cual se encuentra equipada con maquinarias europeas de última generación, principalmente francesa e italiana.

Una de las formas de recorrer la bodega y combinarla con los increíbles paisajes de montaña es junto a la excursión de cata de vinos en Valle de Uco.

Tendrás incluídos los traslados hasta la bodega y vas a poder probar los vinos de la cava subterránea, realizar degustaciones gourmet (Premium Pinot Grigio, Premium Rosé, Premium Sauvignon Blanc, Premium Chardonnay Torrontés, Premium Cabernet Sauvignon) con maridaje de chocolates. Vas a sentirte un enólogo de los vinos más orgánicos del mundo.

 

Atamisque

Presenta un diseño arquitectónico muy novedoso, sobretodo su techo de lajas típico de los Alpes franceses e italianos. Un arbolado parque de 15 hectáreas rodea la bodega Atamisque, donde se privilegia el respeto a la naturaleza, por eso vas a encontrar un ejemplar de “Atamisque”, arbusto autóctono que dio origen al nombre con el que se bautizó esta finca hace un siglo atrás. En su restaurante “Rincón Atamisque” se pueden degustar distintos platos pero su especialidad son las truchas provenientes del criadero de la misma propiedad.

En Bodega Atamisque, se puede notar un respeto por la naturaleza y el cuidado del medio ambiente. La cosecha se hacen de una forma manual, con rendimientos reducidos de viñedos pequeños a fin de lograr alta tipicidad varietal. Durante el recorrido vas a degustar 2 vinos de su línea Serbal y 2 de la línea Catalpa.

Además del Malbec clásico,  desarrollan viñedos Chardonnay, Sauvignon Blanc, Viognier, Pinot Noir, Merlot, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Cabernet Franc; cepajes que exaltan sus cualidades cuando se cultivan en estas condiciones climáticas.

Los horarios para visitar la bodega son a partir de las 9.30 am hasta las 3.30 pm de lunes a sábados. Los domingos y feriados, las visitas se toman solamente bajo reserva anticipada y por un mínimo de 8 personas.

El recorrido se realiza en castellano, inglés, portugués o francés. La duración del recorrido dirigido es de 1 hora 30 apróximadamente.

 

Fuente: Tangoltours, por Julieta Fraguío

 

 

 

Esta entrada también está disponible en: Spanish Portuguese (Brazil)

¿Qué te pareció la publicación?

Loading Facebook Comments ...