San Rafael, ubicado 232 km al sur de Mendoza Capital, en pleno corazón de la provincia, es un oasis surcado por las aguas de dos importantes ríos: el Diamante y el Atuel. Sobre estos caudalosos ríos se han realizado importantes obras de ingeniería como los diques Valle Grande, El Nihuil, Los Reyunos, Agua del Toro, El Tigre y Galileo Vitale. Estas represas se utilizan para el regadío de cultivos, el consumo humano, la generación de energía hidroeléctrica pero, además brindan un entorno paisajístico ideal para el turismo de relax o de adrenalina.

Este oasis sureño se conforma con los territorios de los departamentos de San Rafael y General Alvear.

San Rafael y General Alvear comparten las características climáticas, convirtiéndolas en un ámbito agroclimático propicio para la fruticultura, inclusive, en la actualidad, el desarrollo de productos orgánicos ha recibido un fuerte impulso.

También se ha apostado con mucho éxito al rubro olivícola, instalándose en San Rafael grandes emprendimientos productivos.

El territorio de General Alvear, en cambio, se destaca por ser particularmente apto para la cría en secano de ganado bovino.

Son pocos los días en los que el sol no brilla en San Rafael: seguramente el factor climático ha sido de gran ayuda para el boom turístico de la última década.

La ciudad de San Rafael, la segunda en importancia de la provincia, despliega enormes y anchas avenidas, veredas holgadas y brillantes ven pasear a sus visitantes. Los bares y restaurantes extienden sus mesas sobre las veredas. La vida nocturna es muy animada. La oferta de alojamiento es muy amplia, y para quienes prefieren hospedarse en los circuitos turísticos hay cabañas, hosterías y hoteles. San Rafael es pródiga en espacios verdes, plazas, museos y espectáculos al aire libre.

Por su parte General Alvear también se ha transformado en un importante foco turístico que ofrece las más variadas posibilidades de turismo aventura y otras opciones para los amantes de la naturaleza como el turismo rural en las numerosas fincas y granjas que invitan al visitante a conocer y descubrir el ambiente campestre, sus costumbres y sabores. Las artesanías en General Alvear también ocupan un lugar preponderante, dando lugar a atractivos circuitos que funcionan bajo las denominaciones de “Caminos criollos”, “Ruta de frutas y aromas” y “Huella de los caprinos”.

Los Caminos del Vino alvearense con sus bodegas y degustaciones; las tradicionales fiestas departamentales; propuestas de sitios históricos; la riqueza faunística y vegetal de la Laguna El Trapal, terminan de trazar los lineamientos básicos de la espléndida cartelera de General Alvear.

SAN RAFAEL

GENERAL ALVEAR

Enoturismo en el sur mendocino

Mas de 50 bodegas albergan en este oasis del sur mendocino, entre las que se cuentan muchos establecimientos centenarios con perfil exportador. Muchos de ellos son conocidos y reconocidos mundialmente por la elaboración de vinos finos.

Entre las variedades cultivadas podemos destacar las tintas Bonardas, Fer, Malbec, Tempranilla, Sangiovese, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot. Las blancas son Pedro Giménez, Chenin. En la actualidad también se ha incrementado la producción de vinos chispeantes y champaña. La propuesta gastronómica también es imperdible y siempre acompañada de los mejores vinos. Por eso, la visita a las bodegas es un clásico de la región.

Aventurismo en el sur mendocino

Naturaleza a pleno, pasajes únicos y buenos servicios se conjugan en una atractiva opción. Sus grandes lagos y vertiginosos ríos ofrecen la posibilidad de practicar rafting, kayac, jet esquí, windsurf, remo, buceo, esquí acuático, motonáutica, pesca deportiva.

Mientras que el paisaje cordillerano posibilita la práctica de rappel, escaladas, tirolesa, trekking, mountain bike, cabalgatas, safaris fotográficos, campamentismo.

San Rafael, la capital del turismo aventura mendocino, siempre tiene algo nuevo para descubrir. Su geografía le permite ser el escenario de miles de aventuras. Desde ahí parten cabalgatas, trekking y se organizan múltiples actividades.

El aventurismo en San Rafael, en sus diferentes modalidades, tiende a multiplicarse año tras año. Principalmente Valle Grande se está convirtiendo en el escenario elegido por los amantes de la aventura, que están dispuestos a descargar buenas dosis de adrenalina. Esta elección ciertamente no es casual, dado que la geografía de San Rafael presenta una notable aptitud para la práctica de estos apasionantes deportes.

Los escenarios para el turismo aventura en San Rafael son múltiples y variados y todos ellos son ideales para dejar volar la imaginación y abandonarse a lo que la aventura disponga. A continuación exponemos las diferentes actividades a realizar en San Rafael con información de la practica de cada una de ellas y en que lugares se realizan.

 

Rafting. Dada la característica geológica del curso del Río Atuel los recorridos varían en distancias y en tiempo. Siendo el más corto de 6 km., un intermedio de 10 km., y uno largo de 16 km., los tiempos, de 40 minutos a 2 horas. Para los más temerarios hay otras alternativas, como rafting grado 4 en el Río Atuel, pero a la altura de El Sosneado, o travesías de tres días a lo largo de 100 km., con todo incluido, solo falta decidirse y ser protagonista de su propia aventura.

Kayak. El Kayak es un deporte que se practica en ríos de aguas blancas (ríos rápidos que forman espuma) y a diferencia del rafting donde son varios los navegantes, en el kayak es “solo uno y el río.

Doky. Se trata de una actividad que se realiza en canoas inflables con capacidad para dos personas.

Catamarán.Tanto en el Lago Valle Grande como en Los Reyunos se realizan paseos en catamarán durante los doce meses del año. Varios prestadores ofrecen este servicio a quienes deseen disfrutar de un momento de esparcimiento sobre las tranquilas aguas de estos diques.

Windsurf. El windsurf es una de las principales actividades del verano que se practican en los lagos de San Rafael, los amantes de este deporte despliegan sus velas multicolores tanto en El Nihuil como en Los Reyunos.

Esquí Acuático. El esquí acuático es parte importante de las actividades náuticas que se desarrollan en las aguas de los embalses, Valle Grande, Los Reyunos y El Nihuil.

Tirolesa. Se trata de una actividad que consiste en cruzar un Río a gran velocidad, o dos montañas, implementando para ello un cable carril asegurado por un arnés. Permite obtener una visión muy particular del Río Atuel y del Valle Grande al llegar a su margen menos transitada.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil