Mendoza posee una gran variedad de credos, como en general toda la Argentina, consecuencia de las importantes corrientes migratorias que arribaron a la región en diversas épocas. Este fenómeno originó el surgimiento de una multiplicidad de fiesta religiosas, creencias y devociones populares.

El turismo religioso es una actividad que tiene mucha cabida en nuestra provincia ya que podemos decir que Mendoza es una pionera en materia de convivencia religiosa. Judíos, musulmanes, cristianos protestantes de diversas denominaciones, budistas, católicos romanos, maronitas y ortodoxos, conforman el Consejo Interreligioso, uno de los pocos existentes en América Latina.

Un diálogo que se confirma en la armónica vecindad de templos, parroquias y todo tipo de espacios culturales y de culto.

En lo que se refiere a la tradición católica, mayoritaria en toda la provincia, se destacan la Catedral de Loreto y la Basílica de San Francisco, principales altares de la iglesia local en la ciudad capital.

Los ámbitos de culto conforman un destacado segmento del mercado turístico mendocino. Se pueden visitar tanto los santuarios de devoción popular como las catedrales y capillas; los monasterios o conventos. También regocijarse en los museos de arte sacro y en conciertos de música religiosa –como el canto gregoriano– realizados en los propios espacios litúrgicos.

La tendencia actual es armar circuitos de turismo religioso, visitando iglesias, templos, mezquitas, sinagogas, conociendo sus barrios, creencias, modalidad de práctica y, diferencias culturales entre comunidades que, en definitiva se convierten en una muestra integral de la gran cultura característica del lugar de pertenencia. También en Mendoza, las principales propuestas de turismo religioso, se presentan con un criterio integrador entre todas las religiones que se profesan en el país, independientemente de su importancia comunitaria cuantificada.

 

 

Son innumerables las posibilidades de recorrer sitios y vestigios de diversas etapas en la vida religiosa de distintos credos. Dignos de conocerse, no sólo por quienes profesan una determinada religión, sino también por todos aquellos que quieren descubrir la historia de la fe en Mendoza.

Los escenarios mendocinos contienen iglesias, templos, sinagogas y mezquitas. Lugares de peregrinación, místicos, sagrados, de meditación, de gran espiritualidad, y manifestaciones populares, distribuidos en la montaña, los desiertos, los oasis urbanos y el paisaje del campo. Manifestaciones artísticas y arquitectónicas, donde se destaca el arte sacro, íconos, vitraux, imaginería, reliquias, pinturas, tallados y filigranas. Museos religiosos y edificios de distintos estilos, desde lo majestuoso con grandes arcadas, cúpulas, bajorrelieves, columnas y campanarios, como también una sencilla capilla del desierto o la montaña, que emociona por su tradición y misticismo.

Un variado calendario de celebraciones ecuménicas se desarrolla a lo largo del año. Los pueblos y municipios sacan a sus vírgenes y santos en procesión con el fin de exhibir una vez al año en la calle a las imágenes, objeto de devoción. Manifestaciones sinceras de la espiritualidad de mendocinos y peregrinos.

Región Norte

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

¿Qué te pareció la publicación?

Loading Facebook Comments ...