Esta región no fue siempre una planicie desértica, al contrario desde hace más de 10.000 años sus territorios fueron habitados por nativos de la etnia Huarpe, pueblo agro-alfarero que se estableció aquí por la abundancia de arroyo, lagunas y bañados que usaban para la pesca. En la época de la fundación de la ciudad de Mendoza (1561), este paraje se lo conocía como Tulumaya o Tulu Mayu en idioma Huarpe, quienes pescaban en el arroyo del mismo nombre y la zona lacustre del Huanacache.

Para evangelizar a los indígenas Huarpes se estableció en el año 1610 sobre la margen del río Mendoza junto al lago Rosario una parroquia, la de Lagunas del Guanacache a cargo del padre Domingo Benitez. Es la actual Capilla del Rosario. Huanacache es una voz de origen dudoso, que en Mapuche signirficaría “encomendarse valientemente”, pero en Quechua sería “gente que admira el agua que baja”.

Actualmente la ciudad cabecera departamental de Lavalle es la Villa Tulumaya que data del año 1903 y se situa a 36 km de la ciudad de Mendoza y a 8 km de la Ruta 40. En ella podemos visitar el Museo Histórico y Natural y el Algarrobo Histórico, un ejemplar de 338 años, testigo mudo de la historia del lugar.

 

Museo Histórico y Natural de Lavalle

Este museo se encuentra alojado en una señorial casona rodeada por un parque con árboles centenarios, y tiene como objetivo preservar gran parte de la historia, usos y costumbres de la comunidad lavallina. Alberga una antigua casona de quincha de principios del 1900 y posee varias salas con temáticas distintas.

Se exponen flora y fauna autóctona, fragmentos y piezas de la cultura Huarpe, mobiliario y pertenencias personales de antiguas familias lavallinas, artesanías y utensilios Huarpes, piezas que recuerdan la llegada del ferrocarril y la cultura del inmigrante, el rincón religioso y el sector de utensilios domésticos.