Los aerodeportes tienen en el Cerro Arco (El Challao, a pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza) un escenario único en el país por sus condiciones climatológicas. Allí se pueden realizar vuelos biplazas, acompañados de instructores capacitados, sin necesidad de experiencia previa.

Lanzamiento en alas delta

Darse el gusto de percibir la total libertad del vuelo en ala delta, volar sintiendo los aromas del paisaje, tocando las nubes, sentir las corrientes ascendentes, relajado, acostado, volando como los pájaros en absoluto silencio. Volar en alas delta es un vuelo natural, planeando con dos alas de forma triangular.

Sin comandos, con el propio peso conducimos el vuelo.

Principales localidades de práctica: El Challao, Penitentes y Villavicencio.

 

 

Parapente

Descenso aéreo, maniobrando un moderno paracaídas de forma rectangular. Se pilotea de manera sencilla, tirando unos mandos y desplazando el peso para el mismo lado para hacer giros, el volar en parapente es todo disfrute en el silencio de la naturaleza.

Principales localidades de práctica: Cerro Arco – El Challao.

Parapente en la Región Norte
Rafting en la Región Norte  

 

Paseos en globos aerostáticos

La idea de ver el mundo desde lo alto. es tentadora y muy antigua. Es una actividad turística en pleno desarrollo mundial, ya que combina aventura (sin riesgo alguno para pasajeros y curiosos), con la posibilidad de una contemplación total de cada uno de los paisajes. Ahora también es posible realizarla en Mendoza: sobrevolar valles, montañas y viñedos de Tupungato y Tunuyán o la zona de Los Álamos en Maipú o la Precordillera, entre tantas otras postales. En nuestra provincia, el viaje se inicia desde alguna bodega de la zona o en la sede de la Asociación Argentina de Globonáutica, en Corralitos (Guaymallén).

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil