Son muchos los caminos del vino que se extienden a través de 8 provincias, desde el norte andino hasta los valles patagónicos, todos unidos por la polifacética ruta 40.

En ellos se podrá conocer la diversidad de sabores y aromas provenientes de climas, tierras y cultura de cultivos muy distintas entre sí. Este universo de variedades -Malbec, Torrontés, Syrah, Chardonnay y otras cepas- permitirá conocer en cada copa los secretos de estas tierras, su cultura y costumbres.

Los Caminos del Vino en Argentina nacieron para ofrecer a sus visitantes una experiencia multifacética, en la que el vino pueda apreciarse con todos los sentidos. Así, al transitar las rutas surcadas por la actividad vitivinícola se inicia un recorrido de múltiples sensaciones en el que deliciosos sabores, aromas, colores, texturas y panoramas, sorprenden a cada paso. Más de 170 de bodegas y otras prestigiosas empresas relacionadas con el turismo del vino trabajan conjuntamente para ofrecer a los visitantes una experiencia única, donde cada detalle resulte inolvidable

Abierto a expertos y amateurs, a quienes buscan un descanso reparador o aquellos ávidos de aventura; hay un momento y un vino para cada uno. Pues la rica diversidad geográfica y climática del país otorga a sus vinos personalidades únicas e irrepetibles, al igual que las posibilidades ofrecidas en cada paraje. Al tiempo que deleitan sus increíbles paisajes, se van descubriendo los secretos y espíritu de cada terruño, escritos en el arte que da nacimiento a los maravillosos vinos que forman parte de Caminos del Vino de Argentina.

Cada una de las provincias que forman parte de Los Caminos del Vino de Argentina posee una peculiaridad que la define como única, convirtiendo a este recorrido enoturístico en un viaje incomparable. Transitando de norte a sur esta ruta de increíbles y variados paisajes, encontramos inicialmente algunas de las provincias del Noroeste argentino: Salta y Catamarca; las que se destacan por su fuerte impronta cultural, que conserva las tradiciones de los pueblos originarios.

 

Caminos del Vino en Argentina: Salta

Salta, “la linda”, alberga los viñedos más altos del mundo (Yacochuya 2.000 m y Colomé a 2.300 m) y ofrece una experiencia enoturística excepcionalmente variada.

La región vitivinícola más importante de Salta es Cafayate: un valle rodeado de cordones montañosos, con una altura media de 1.700 msnm, de más de 300 días de sol por año y una amplitud térmica que puede llegar a los 18°.

La variedad típica de la zona es el Torrontés.

 

Caminos del Vino en Argentina: Catamarca

Con suelos arenosos, con algo de arcilla, muy pedregosos, clima continental templado, con temperaturas de gran oscilación entre el día y la noche y con una altura promedio de 1500 metros, Catamarca reúne condiciones óptimas para la elaboración de vinos finos de alta calidad.

Entre Tinogasta y Fiambalá, en pleno valle vitivinícola catamarqueño y a lo largo de 50 Km, puede también recorrerse la ruta temática del “adobe”, corredor turístico y cultural que rescata reliquias arquitectónicas construidas en este material entre los siglos XV y XVIII. Es un recorrido por el valle del río Abaucán y visita a ruinas arqueológicas y tradicionales pueblos viñateros, con testimonios de legendarios mayorazgos coloniales: ruinas precolombinas, casas familiares, iglesias, oratorios y hasta pinturas cuzqueñas se alternan en este singular camino. Las bodegas, en general, están orientadas hacia la elaboración de vinos finos y muchos de sus circuitos son artesanales.

 

Caminos del Vino en Argentina: Córdoba

Mientras que, sobre el centro del mapa, puede divisarse también la huella de la inmigración europea; ya que en la provincia de Córdoba el vino regional se combina con la exquisita gastronomía y folclore italianos. Los Friulanos arribados a fin de Siglo XIX continuaron con la tradición vitivinicultora de los jesuitas. La producción cordobesa de vinos se concentra principalmente en el departamento Colón, siendo Colonia Caroya quien posee la mayor cantidad de bodegas y productores que elaboran vinos artesanales.

 

Caminos del Vino en Argentina: La Rioja

Pasando luego por la región de Cuyo se encuentran las provincias de La Rioja, San Juan y Mendoza. Son sitios donde la historia puede recorrerse en todos sus rincones: en los imponentes paisajes de parques nacionales y provinciales, en los museos y las bodegas.

El valle de Chilecito es la zona vitivinícola más importante de La Rioja, ubicada al oeste de la provincia, entre el macizo de Velazco al este y el Nevado de Famatina al oeste. Este valle ofrece condiciones óptimas para el cultivo de la vid: más de 1.000 msnm; suelos aluvionales con textura franca a franca-arenosa; baja humedad ambiente, solo 150 mm. de precipitaciones anuales, alta luminosidad y una amplitud térmica promedio, en época estival, que va de los 35° C durante el día y desciende a 17° C por las noches.

La variedad más cultivada es Bonarda.

 

Caminos del Vino en Argentina: San Juan

El Valle de Tulum, en el sur de la provincia de San Juan, es la zona más importante de su industria vitivinícola. Con un clima seco y templado y una altitud de 600 metros, se elaboran una gran variedad de vinos; desde los vinos de mesa hasta los finos y licorosos. Sus suelos aluvionales arenosos y arcillosos permeables son ideales para la práctica de la vitivinicultura.

La cepa que mejor se adaptó a la región es el Syrah, logrando gran concentración aromática.

 

Caminos del Vino en Argentina: Mendoza

Mendoza, “Tierra del sol y del buen vino”, es la región vitivinícola más importante del país y un sitio emblemático en lo que a enoturismo se refiere.

Este recorrido culmina en las patagónicas provincias de Neuquén y Río Negro, donde los increíbles paisajes se enlazan con la paleontología para ofrecer un viaje que siempre invita a regresar.

La variedad más cultivada es el Malbec.

 

Caminos del Vino en Argentina: Neuquén

En la provincia de Neuquén existen viñedos y vinos desde ya hace varias décadas pero no lograron trascender sino hasta la aparición de la “Bodega del Fin del Mundo”, que supo aprovechar las excelentes condiciones agro climáticas de la región. El clima frío y los constantes vientos además favorecen la sanidad de los viñedos, por lo que son prácticamente innecesarios los tratamientos con insecticidas.

 

Caminos del Vino en Argentina: Río Negro

El Alto Valle del Río Negro posee condiciones climáticas ideales para la elaboración de vinos base para espumantes elaborados principalmente a partir de la cepa Semillón. Asimismo las variedades como Pinot Noir y Merlot logran un equilibrio entre el azúcar y la acidez que recuerda a los vinos europeos.

La mejor virtud de la zona es el viento fuerte, ya que produce sequedad en el ambiente evitando la aparición de enfermedades, y esto se traduce en la posibilidad de la elaboración de vinos orgánicos, sin adición de agroquímicos.

La gran amplitud térmica, en especial en otoño cuando madura el fruto, permite que la uva lo haga lentamente y realice una mejor acumulación de azúcares ácidos y sabores.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

¿Qué te pareció la publicación?

Loading Facebook Comments ...