La Laguna del Diamante se ubica a 230 km de la ciudad de Mendoza y a 130 km de la villa cabecera de San Carlos, es uno de los lugares de mayor encanto natural de la Provincia.

La Laguna del Diamante es uno de los principales reservorios de agua dulce de Latinoamérica. Declarada Reserva Hídrica en custodia de los glaciares que dan origen a los cursos de agua de superficie y napas subterráneas que irriga, cuenca abajo, el oasis del Valle de Uco.

Custodiada por el Maipo, volcán apagado de 5.323 m de altura, está ubicada en la Cordillera de Los Andes, cerca del límite con Chile. Extensos campos de escorias volcánicas dan un imponente marco a las aguas cristalinas de la laguna, constituyendo un paisaje de espectacular belleza. Fue declarada reserva en 1994 para proteger un importante sector de la Cordillera Principal, que comprende al Volcán Maipo.

Según algunos registros históricos el flujo de material volcánico producido en la erupción de 1826, habría bloqueado una de las vías de desagüe del deshielo del volcán, creando así lo que en la actualidad es la laguna Diamante.

La Laguna del Diamante es ideal para la pesca de truchas arcoíris, para pasear o hacer buceo de altura.

Se accede por la Ruta Provincial Nacional 40, pavimentada hasta Pareditas siendo, desde allí, camino consolidado. Luego, se puede optar por tomar la Ruta Provincial 101 o continuar por la 40, ya que desde ambas se sigue luego la Ruta Provincial 98 (transitable sólo en verano).

Debido a las condiciones climáticas, la temporada de visitas de la Laguna del Diamante se inicia en la segunda quincena de diciembre prolongándose hasta la primera de marzo. Se recomienda consultar siempre al personal de Guardaparques, la Oficina de Turismo del Gobierno Municipal o Gendarmería Nacional a fin de informarse acerca del estado de los caminos y las condiciones climáticas.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil