Chacras de Coria en la actualidad se ha convertido en una villa veraniega por excelencia.

Los orígenes del departamento de Luján remontan al trabajo de colonización realizado por el capitán don Juan Hilario de Coria y Bohórquez. En el paraje que los indígenas conocían con el nombre de Lanyení, aquel vecino fundó una de sus chacras, que fueron llamadas Chacras de Coria, y dieron así nombre a este importante distrito.

El paso del tiempo ha dejado en las calles de Chacras de Coria las huellas de los más variados estilos arquitectónicos y materiales; desde grandes casonas, bodegas artesanales, hasta las más modernas casas y suntuosas mansiones, conforman los barrios residenciales de este distrito. Esta villa veraniega, invita al sosiego entre rumorosas acequias y profusa vegetación, lo que la hace preferida para el fin de semana y la temporada estival.

En Chacras de Coria, en los últimos años, han ido proliferando las posadas y casonas de campo que brindan todos los servicios para una cómoda estadía; restaurantes y propuestas gastronómicas colmadas de exquisiteces; junto a bares y confiterías que le otorgan dinamismo a sus cálidas noches de verano.

 

 

Otro de sus atributos se manifiesta a través de un conjunto de casonas e inmuebles antiguos que son un fiel testimonio de su riqueza patrimonial junto a la capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y la plaza Gerónimo Espejo más conocida como la plaza de Chacras. Indiscutible punto neurálgico que concentra la mayor actividad social y cultural y donde artistas, artesanos y anticuarios se dan cita los fines de semana para ofrecer sus productos. La plaza es aquí, más que en ningún otro lugar, la verdadera ágora y una de las razones por las que muchos mendocinos y turistas la eligen como una entretenida alternativa de paseo.

Además de ser uno de los conglomerados urbanos más pintorescos de la provincia, se ha transformado en un verdadero paseo de compras donde importantes empresas de origen local y nacional desembarcan con el objetivo de cubrir las necesidades de una gran cantidad de público y turistas que seducidos por la belleza de su geografía, eligen este maravilloso vergel para realizar sus compras, descubrir su compleja oferta gastronómica o simplemente, disfrutar de un apacible paseo por sus calles.

Con su arquitectura de zona residencial, Chacras de Coria lleva desde hace varios años la delantera, en cuanto a boliches y actividades nocturnas se refiere.

Chacras de Coria, como el resto de esta región concentra un singular número de bodegas abiertas al turismo y una importante cantidad de museos y sitios históricos. En los últimos años se ha desarrollado un polo gastronómico de gran concurrencia y variedad.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil