El Dique El Carrizal es un maravilloso espejo de agua, compartido por los departamentos de Rivadavia y Luján de Cuyo (su márgen este corresponde al departamento Rivadavia, mientras que la oeste al de Luján de Cuyo), se ha convertido en un importante polo turístico y deportivo.

El dique El Carrizal está hecho de tierra y piedra, con un núcleo y una base de arcilla, embalsando un espejo de agua de 15 km. de largo y 4 km. de ancho, cuya finalidad es regular el fluctuante caudal del río Tunuyán para su aprovechamiento para el riego.

El nombre de este distrito se debe a una gramínea que se da en abundancia en la zona, razón por la cual los lugareños lo denominaron “los carrizales”.

Es una zona con abundante forestación, ideal para acampar con buena infraestructura.

 

 

Actividades e infraestructura turística

El perilago agrupa 31 clubes donde los visitantes pueden adquirir todo lo necesario para pasar una estancia amena, desde carne para el infaltable asado, hasta lombrices y mojarras.

En a margen este del dique El Carrizal se encuentran: Yacht Club Mendoza, Club de Pesca y Náutica Rivadavia (con una escuela de windsurf), Martín Pescador, y El Pelícano, entre otros. En la margen oeste se encuentra el Club Mendoza de Regatas.

Por otro lado también podemos encontrar campings, escuelas de buceo, casas de fin de semana, complejos turísticos con variados servicios de alojamiento, gastronomía y numerosas ofertas de actividades para realizar tanto de día como de noche.

Entre las actividades deportivas que allí se realizan podemos mencionar cabalgatas, trekking, senderismo, pesca. El turismo aventura tiene un importante desarrollo en los alrededores. Se permite navegación con y sin motor por lo que se puede practicar el windsurf, esquí acuático, velerismo, motonáutica, canotaje y mucha pesca. La población íctica predominante es de pejerrey Gran Paraná.

En general la temporada de pesca queda inaugurada el 1 de noviembre y el dique El Carrizal es uno de las más populares para la práctica de esta actividad. Aunque allí las restricciones para pescar sean mínimas no hay que olvidar comprar el permiso antes de salir con la caña bajo el brazo.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil