El clima de Mendoza es continental semiárido; presenta temperaturas muy elevadas en el verano y muy bajas en el invierno. Las precipitaciones apenas superan los 250 mm anuales.

Muchas de las características del clima de Mendoza tienen que ver con la presencia de la Cordillera de los Andes: la pobreza de las lluvias, la dirección de los vientos y las notables variaciones de la temperatura entre la montaña y la llanura.

Por eso y, para ser más exactos, el clima estacional varía según la altitud del terreno: el oeste, dominado por la cordillera; el norte, por el desierto; el este, por la llanura, y el sur por La Payunia.

En el llano, el clima es templado continental semi seco, con lluvias en verano. Ascendiendo hacia la montaña, la temperatura disminuye y nieva (con mayor intensidad de mayo a septiembre).

Las estaciones propician la diversidad deportiva.

En invierno, la nieve-polvo invita al esquí, al snowboard o al trineo.

En verano, los ríos de montaña sirven al rafting y la cordillera, con su desafiante Aconcagua, convoca a los montañistas.

En otoño y primavera, extensos viñedos rebrotan, aguardando la cosecha y la vendimia, sobre un fondo de montañas nevadas.

Y aunque se distingue por su temperatura templada y el sol radiante, Mendoza particulariza su encanto en cada estación.

ESTACIONES                                         

Verano: 21 diciembre/21 marzo; Clima caluroso con eventuales tormentas; de 20º a 40º

Otoño: 21 marzo/21 junio; Clima tibio y sereno con frescas lloviznas

Invierno: 21 junio/21 setiembre; Clima frío, seco, despejado,  con eventual viento zonda y nevadas en alta montaña. De 0º a 10º

Primavera: 21 setiembre/21 diciembre; Clima cálido y húmedo

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil