Año tras año, el primer fin de semana de marzo, casi sin interrupciones desde 1936, se realizan los festejos centrales de la celebración. Luego de transcurrida las fiestas distritales y departamentales, de las que resultan las 17 candidatas al cetro nacional, culmina con los festejos centrales que consisten en los actos de Bendición de los Frutos, Vía Blanca de las Reinas, Carrusel y Acto Central, con sus tres repeticiones.

Vía blanca de las reinas. En la Vía Blanca, las soberanas departamentales que aspiran al reinado nacional recorren en los pintorescos carros las principales calles de la ciudad, mientras una multitud se da cita en las veredas, para saludar a las candidatas y sus cortes. El desfile con su parafernalia en movimiento y su diversidad de participantes, expresa el trabajo y el deseo de la gente de los distintos departamentos, de tener un lugar y una voz en la Vendimia. El recorrido de la Vía Blanca se efectúa a lo largo de las avenidas San Martín y Las Heras (1,5 kms. de recorrido).

Carrusel. La mañana previa al acto central tiene lugar el Carrusel, donde las reinas departamentales -cada cual acompañada por su corte- desfilan por las calles céntricas a bordo de carros especialmente preparados y decorados para la ocasión. Éstos muestran por lo general figuras autóctonas, cargadas de brillo y color.

El Carrusel parte desde el Parque General San Martín y avanza por las arterias Emilio Civit, Sarmiento, Chile, Las Heras y San Martín (3 kilómetros de recorrido).

A este desfile se agregan cada año las agrupaciones tradicionales gauchas, mostrando su característico vestuario y exhibiendo caballos enjaezados con los mejores arreos de cuero y plata.

Se suma al Carrusel, además, la participación de las diferentes colectividades que conviven en Mendoza (italianos, españoles, bolivianos, chilenos, peruanos, uruguayos, japoneses, croatas, alemanes, etc.), todos ellos, luciendo trajes típicos de sus respectivos países.

 

 

Acto central. El Acto Central es la culminación de la fiesta del trabajo.La danza y la música toman protagonismo para celebrar el fruto de un año de esfuerzo. La cita es primer sábado de marzo en el Teatro Griego Frank Romero Day con su entorno de cerros hacia donde se expande el espectáculo de luz y sonido. Se despliegan cuatro mil metros cuadrados de escenarios, pantallas, cajas lumínicas con más de 650 artistas en escena entre bailarines, actores, músicos y figurantes.

Al concluir la representación artística, se elige a la nueva Reina Nacional de la Vendimia con el voto de las autoridades, de los invitados especiales y de la prensa. Por supuesto, el fervor y la algarabía de la multitud, que vuelca su apoyo hacia sus candidatas predilectas, aportan a la elección un clima apasionante.

La reina electa se transforma en la embajadora de Mendoza, con la misión de difundir las virtudes de su pueblo y la belleza de su tierra.

La inolvidable velada se cierra con un verdadero show protagonizado por la luminosidad, el color y el impacto sonoro de los fuegos de artificio. Más de veinte minutos que califican a este cierre como un espectáculo único en el país.

De esta manera la Fiesta de la Vendimia ha llegado a ser, como los buenos vinos, una celebración con espíritu propio, a la mejor manera de las creaciones duraderas.

Serenata de las reinas. En la madrugada del domingo, inmediatamente después de elegida la nueva Reina Nacional de la Vendimia, su majestad saldrá al balcón de la Subsecretaría de Turismo (Avenida San Martín 1143) y recibirá el saludo de artistas locales, quienes le dedicarán una serenata.

Repetición del Acto central. Se comienza a realizar en el año 1948, por decisión del gobernador Faustino Picallo, debido a un empate que se produce entre dos candidatas al cetro vendimial y lo avanzado de la noche.

Actualmente se realizan dos repeticiones: el domingo y lunes siguiente y suele complementarse con la participación de cantantes o bandas nacionales que reemplazan la elección de la reina que se realiza, obviamente, sólo el sábado a la noche.

Una semana después se realiza el Rally de las Bodegas. Pero los atractivos no terminan allí, ya que en Semana Santa se suma el Festival de Música Clásica por los Caminos del Vino, un momento ideal para conjugar circuitos turísticos con música clásica y bodegas durante los tradicionales festejos pascuales.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil