La Fiesta de la Vendimia es la celebración más antigua de la Argentina, nacida como fiesta popular de la cosecha de la vid. Su origen se remonta a la época de las grandes inmigraciones, cuando al finalizar los trabajos de cosecha y elaboración del vino, se agradecían las bondades de la naturaleza con bailes y cantos. En esa oportunidad se elegía la más linda de las mujeres y se la coronaba con hojas de vid y racimos de uva. Este sencillo homenaje fue la fuente inspiradora de la fiesta que revive Mendoza, cada año.

Si bien la ceremonia vendimial culmina el primer sábado de marzo en la capital de Mendoza con el Acto Central de la Fiesta de la Vendimia, el calendario festivo comienza entre los meses de enero y febrero, épocas de cosecha, cuando se realizan los festejos de cada una de los 18 departamentos en que se divide la provincia. En ellos, mediante el voto de un jurado y la aprobación del público, eligen a sus reinas entre las representantes de los diferentes distritos o zonas. Así, cada celebración departamental -manteniendo su particular sabor regional- selecciona a su soberana para la elección central.

 

 

En algunos departamentos, la elección de su reina vendimial coincide con la celebración de otros grandes festivales nacionales. Algunos ejemplos son El Festival Nacional de la Tonada (celebrado en Tunuyán), El Festival Nacional Rivadavia le Canta al País (desarrollado en Rivadavia) y la Fiesta Nacional del Chivo (celebración realizada en Malargüe), entre otras.

De este modo, son 17 las aspirantes que llegan desde cada punto de la provincia en busca del codiciado cetro vendimial.

Cabe destacar que la reina de Capital no participa de la elección final, por ser la anfitriona de la celebración.

Paralelamente, durante las semanas previas al acto final de la Fiesta de laVendimia, se llevan a cabo a lo largo de la provincia una serie de muestras de diversas manifestaciones artísticas, culturales y deportivas.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil