Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: FUERTE DE SAN CARLOS

Este es otro hito de la Gesta Sanmartiniana. En el 1770 el Cabildo Abierto de Mendoza decidió emprender la construcción de un fuerte, veinte leguas (100 Km) hacia el sur de la ciudad, para organizar la defensa contra los ataques de los malones indios. Fue en este fuerte donde el General San Martín parlamentó con los caciques del sur, gobernados por Racuñán, con el fin de estrechar lazos que le permitieran cruzar libremente a Chile por los pasos del Portillo y el Planchón y asegurarse el auxilio de estas tribus de ser necesario. Este parlamento se lo conoce con el nombre de “La Consulta” y así quedó registrado además en la denominación de una localidad de la zona. Desde ese lugar salió la columna del Comandante José León Lemos. El paraje donde se levantaba el fuerte fue declarado lugar histórico.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: MONUMENTO DE CANOTA

Sobre la Ruta Provincial 52 (antiguo camino de la Ruta Nacional 7) y en el medio de la nada se erige el Monumento de Canota.

En este punto, marcado por dos murallones de piedra, el Ejército de los Andes se dividió en dos columnas: una, al mando de Las Heras, Martínez y Fray Luis Beltrán; la otra, bajo las órdenes de San Martín, O’Higgins y Soler, que marchó hacia el norte para cruzar a Chile por el Paso de Los Patos o Llaretas. La pequeña ermita en el muro izquierdo guarda la imagen de la Virgen del Carmen de Cuyo, nombrada por San Martín Patrona y Generala de su Ejército.

Desde la altura pueden apreciarse el extenso piedemonte y el pintoresco caserío minero de Salagasta, sobre la ladera montañosa.

Desde Canota el camino se vuelve sinuoso y de pronunciada subida dirigiéndose hacia Villavicencio.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: USPALLATA y sus Bóvedas

El General Las Heras, al mando de su división, llegó a Uspallata, el 20 de enero de 1817 y permaneció allí hasta el 29 del mismo mes. Durante su estancia en Uspallata llevó a cabo una revisión del armamento. Actualmente se observa una placa recordatoria, colocada a la entrada del grupo de Artillería de Montaña.

Las Bóvedas son unas de las pocos edificaciones que se conservan en Mendoza de la época colonial y se cree que están relaciona con la Orden de la Compañía de Jesús, que estilaban construir este tipo de construcciones abovedadas.

Datan del año 1608 y se construyeron para fundir el oro y la plata extraido de las minas de Paramillos por mano de obra huarpe.

Actualmente es un museo donde se relata la historia de la campaña libertadora. Varias maquetas ilustran el paso de la columna al mando del Gral. Las Heras por el paso de Uspallata quien acompañado por Fray Luis Beltran, estuvo aproximadamente nueve días en el lugar. Contrariamente a lo que suele decirse, la fundición de las armas no se realizó en las Bóvedas de Uspallata sino en la ciudad de Mendoza.

En la sala principal hay uniformes que son réplicas de los originales que muestran los distintos cuerpos del Ejército Libertador: artillería, infantería y los tamboriles.

El museo ofrece cuatro salas: “Cultura Indígena”, “Fundición”, “Mineralogía” y “Sanmartiniana”. En ellas pueden además apreciarse elementos indígenas, objetos de herrería, minerales y metales de la zona y maquetas, respectivamente.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: PUENTE DE PICHEUTA

Se trata de un Monumento Histórico Nacional. El puente fue realizado en el siglo XVIII por orden del Virrey de Chile Ambrossio O`Higgins. El puente colonial de Picheuta, que atraviesa las aguas heladas y cristalinas del río homónimo, fue construido con piedras y sellado con argamasa. Originalmente se usó para facilitar el transito entre la Capitanía de Chile y el Virreinato del Río de La Plata, para vincular comercialmente las dos región y servir de protección a quienes viajasen por la Ruta Real. Luego también fue utilizado por las tropas sanmartinianas, en cuyas cercanías acamparon antes de cruzar el arroyo. Por todo ello actualmente el Picheuta constituye un espacio de visita turística ineludible.

Se halla a unos 25 Km de Uspallata, y para llegar a él deben atravesarse previamente el Arroyo Ranchillo y las Ruinas de Piedra de un Tambo Incaico (referencia a 5 kms. de Uspallata).

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: FORTIN DE PICHEUTA

Cercanos al puente de Picheuta, se conservan los restos del Fortín homónimo. Este sitio pertenece a la llamada ruta sanmartiniana en tanto aquí el Ejército de Los Andes, el 24 de enero de 1817, libró su primer combate frente a una patrulla española.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: POTRERILLOS

El Coronel Las Heras, que comandaba una columna del Ejercito de los Andes, después del sorpresivo ataque ocurrido en Picheuta, ordenó la persecución de los españoles que emprendieron la retirada hacia la localidad de Potrerillos. Allí, el 25 de enero de 1817, se libró una exitosa batalla para los patriotas, que ha pasado a la historia con el nombre de “combate de Potrerillos”. El lugar está señalado por un monolito.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: POLVAREDAS

En el cruce de los Andes, camino hacia Chile, el ejercito patriota llegó a Polvareda, con su División de Avanzada, el 30 de enero de 1817 y decidió acampar en el lugar. Testimonio de este hito es una placa recordatoria ubicada en una roca al costado del camino. La noche siguiente, la pasaron en las inmediaciones del Arroyo Santa María para emprender, al día siguiente el camino hacia el Paramillo de las Cuevas.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: PARAMILLO DE LA CUEVAS

La columna al mando del General Las Heras hizo aquí un alto en su ruta a Chile el 1 de febrero de 1817. Cuando su tropa estaba ya lista para iniciar la marcha, se enteraron que habían sido avistadas tropas enemigas por lo que Las Heras ordenó que la marcha se realizara a oscuras y en silencio, dividiendo su ejércitos en varias columnas que avanzaron por puntos distintos.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: CRISTO REDENTOR

En la madrugada del 2 de febrero de 1817 las tropas libertadoras pasaron por la zona donde actualmente está emplazado el Monumento del Cristo Redentor para hacer, desde allí, su ingreso a territorio chileno. El monumento se inauguró el 13 de mayo de 1904 y lleva en su base una placa recordatoria de ese evento.

 

Hitos sanmartinianos en el Cruce de los Andes: EL MANZANO DE TUNUYAN

Actualmente el Manzano que da nombre a esta localidad es sólo un retoño de aquel símbolo histórico, ya que el original fue destruido por una creciente en 1947. Pero el árbol centenario, que se ubicaba en el camino hacia el Paso del Portillo, en la ruta a Chile, en 1823 fue testigo, según relata la tradición, del regreso victorioso del General San Martín de su campaña libertadora. Este decidió hacer aquí un alto en su marcha y paró a descansar bajo su frondosa sombra, donde además tuvo una tranquila charla con el Coronel Olazábal. Este es el encuentro que ha quedado plasmado por Luis Perlotti en la obra escultórica denominada Retorno a la Patria, realizada en 1950, Año del Libertador.