La Fiesta Nacional de la Ganadería de las Zonas Áridas se realiza todos los años en la primera quincena del mes de mayo. Bajo el lema: “La ganadería mendocina proyectándose al país”, esta Feria Exposición nace en el año 1982, para crear y fomentar la conciencia ganadera en la región.

Consta de exposición comercial, industrial y artesanal, jornadas de capacitación ganadera, visitas guiadas, culminando en la última jornada con la jineteada tradicional de la fiesta. Los grupos artísticos que dan su paso por el escenario mayor son todos de gran relevancia nacional. También los costillares al ensartador son una cita obligada.

En el año 1995 fue declarada Fiesta Nacional. La geografía de zona árida de este departamento sureño, ha sido mitigada por la mano del hombre que la transformó en un oasis mediante la utilización del agua de los Ríos Diamante y Atuel. Esta conversión permitió que la actividad económica ganadera cobrara impulso y hoy General Alvear sea una zona apta para la cría y recría de ganado.

 

 

La Fiesta Nacional de la Ganadería de las Zonas Áridas tiene una gran convocatoria, congrega a más de 80.000 visitantes, y se convierte en un escenario ideal para hacer conocer su producto. Dispuesta en un predio ferial de 10 hectáreas se despliegan actividades donde los visitantes comparten una Fiesta en homenaje al trabajo del hombre de campo.

El encuentro cuenta normalmente con destrezas criollas, comidas tradicionales y espectáculos. La Fiesta Nacional de la Ganadería de las Zonas Áridas tiene como núcleo turístico la Expo Ganadera y cuenta además con el remate de hacienda, al cual llegan compradores de todo el país. En ese marco se desarrolla la Exposición Comercial, industrial y artesanal, en la que se disponen unos 250 stands en un predio de cinco hectáreas.

El predio le da el marco ideal para el patio de comidas y la noche de peñas folclóricas, en tanto el escenario mayor suele cada año convocar artistas y cantantes de renombre a nivel nacional.

En la Fiesta Nacional de la Ganadería de las Zonas Áridas 2014 se cocinaron 3.400 empanadas fritas (que se denominan “pasteles”), pero la gran vedette fueron los 50 costillares y una vaquillona entera asada a la cruz o al “ensartador”, que representan más de 700 kilos de carne, para el almuerzo de los casi mil comensales. En la previa, se suele servir humita, cazuela de cordero, jabalí, y el tradicional jamón crudo, hasta que en la carpa comienza el almuerzo.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil