La Reserva Total La Payunia se encuentra al Sur de la ciudad de Mendoza, a 580 Km. de la misma, y a 160 Km. de la villa cabecera del Departamento de Malargue.

Hacia el Sur de la ciudad de Malargüe, y por ruta 40, son innumerable los caminos internos que surcan la Reserva de la Payunia. Es un extraño paisaje de características desérticas. Acá la fuerza de los volcanes inundó con grandes mantos de lavas extensos territorios lo que dio origen a formaciones basálticas que conforman un paisaje semilunar.

La Payunia, Payún o Payén, es una zona de sugestiva belleza, y recrea la sensación de asistir a lo que fue la tierra en sus orígenes. Transitar por los escoriales de distintos volcanes o deslumbrarse con la forma ese volcán perfecto que es el Payún Liso, son experiencias que impactan. La oferta paisajística y la diversidad de vida que existe en este lugar es increible. Se declaró área protegida en el año 1988, con la declaración de Reserva Total, que alcanza una superficie de 450.000 hectáreas”.

Los volcanes que más se destacan son el Payún Matru (Barba o Cara de Chivato) y el Payún Liso. Este último es, con 3680 metros de altura, el más elevado de la región. Su cráter tiene 400 metros de diámetro y 90 de profundidad.

 

 

Características geográficas de la Payunia

La geografía de la Payunia se caracteriza por ser típicamente una zona de transición entre la fitogeografía del monte y la de la estapa patagonica. El paisaje está marcado por los vestigios de lo que fue seguramente una zona de intensa actividad volcánica. El relieve es notablemente áspero y dificultoso en las cercanías del Payún Matru. Hacia el Sur, entre el Payún Matru y el río Grande, se observa la presencia de una serie de volcanes menores. Aquí, la lava muy fragmentada ha formado un sugestivo arenal negro, conocido como Pampas Negras. Todo el terreno está |sembrado” de “bombas volcánicas”, que son trozos de lava que cayeron en estado líquido o pastoso y, al enfriarse, tomaron curiosas formas.

La flora de La Payunia está representada prioritariamente por matorrales, pastizales y especies del monte y de la Patagonia, como son el colimalil (leñas amarillas), el coirón, la melosa, el solupe negro, el retamillo, el pichanillo, el cacho de cabra, el algarrobos (ente los 500 y 1300 metros), la patagüilla, el molle y las jarillas (entre los 1800 y los 2850 metros).

En cuanto a la fauna, de las 70 especies registradas en La Payunia, 37 se consideran con alta probabilidad de avistamiento. Algunos ejemplos son la ranita de cuatro ojos, el matuasto castaño, el lagarto cola de piche, la yarará ñata, el choique petiso, el águila mora, el jote cabeza colorada, el chorlo cabezón, la calandria patagónica, el chinchillón, el zorro gris, el picho patagónico y el guanaco, cuya población en la reserva actualmente ronda los 10.000 ejemplares. De todos modos, el acercamiento debe ser muy cuidadoso y controlado, por considerárselas especies muy vulnerables.

Se puede visitar todo el año.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil