Al llegar los conquistadores, el actual territorio de Mendoza se poblaba de grupos indígenas, predominando huarpes e incas quienes, debido a la aridez del suelo, lo llamaban “Cuyum Mapu” (tierra de arenas).

En 1551, enviado por el gobernador de Chile, Pedro de Valdivia, y partiendo desde Cuzco (Alto Perú), Francisco Villagra es el primer español en explorar la región cuyana, al mando de ciento ochenta hombres.

Los indígenas aplicaron su ingenio para cultivar en esta agreste geografía, encauzando en acequias las aguas de deshielo. Así se creó el oasis que hoy disfruta Mendoza.

 

Fundación. El 22 de febrero de 1561, Pedro del Castillo llegó, desde Chile, al valle de Huentata y tomó posesión de la comarca enarbolando el estandarte real.

Había sido enviado por el adelantado español don García Hurtado de Mendoza, gobernador de Chile, en cuyo homenaje fundó la “Ciudad de Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja”,  el 2 de marzo de 1561. La ubicación inicial de Mendoza se situaba en lo que actualmente se conoce como La Media Luna en el Distrito de Pedro Molina, en el Departamento de Guaymallén, sobre la margen este del canal conocido actualmente como Cacique Guaymallén.

Un año después, Francisco de Villagra envió a Juan Jufré y Loayza para cambiarla de lugar, situándose el nuevo emplazamiento al oeste del canal Cacique Guaymallén, en la posición actual de la plaza Pedro del Castillo.

La villa recibió el nombre de La Resurrección, que no prosperó.

Según antiguos escritos, los vecinos eran muy pocos, aunque bien organizados. Desde el momento de su fundación, Mendoza tuvo estructuras políticas (Cabildo, autoridades civiles y religiosas, etc.) y urbanísticas.

Ciudad Colonial. En 1776 se creó el Virreinato del Río de la Plata y la provincia de Cuyo pasó a formar parte de Córdoba del Tucumán. Luego se escindió, manteniendo como capital a Mendoza. Más tarde, en el marco de la crisis de 1820, Mendoza —separada de San Luis y San Juan— se dio su propio gobierno.

 

Ciudad Independiente. Pero antes de este último episodio, Mendoza fue crucial para la independencia americana desde la llegada de José de San Martín como Gobernador Intendente de Cuyo en 1814. Aquí se gesta el Ejército Libertador y el glorioso cruce de los Andes de 1817.

 

Ciudad nueva. Hubo otra fundación de Mendoza. Fue luego del terremoto (20 de marzo de 1861), que obligó a pensar en una nueva ubicación. La proyectó Julio Balloffet y la ciudad se planificó haciendo centro en la actual plaza Independencia.

Alejado quedó el antiguo casco y la plaza Pedro del Castillo, que fue transformada en Area Fundacional, donde se preserva parte del patrimonio arqueológico de Mendoza.

A finales del siglo XIX, más precisamente en 1884 llega el progreso: el ferrocarril. Junto a las rugientes locomotoras llegaron también una importante cantidad de inmigrantes, principalmente de origen italiano, español, árabe y judío y con ellos la gran transformación de Mendoza y su personalidad definitiva.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil